Advertisements

Victima: “Mi mochila nó, tengo examen” así le grito al asaltante (VIDEO)

20 December 2019
Advertisements
Advertisements

Victima: “Mi mochila nó, tengo examen” así le grito al asaltante (VIDEO)

20 December 2019
"¡Tengo examen!"; joven suplica por su mochila en asalto a combi de Ecatepec (VIDEO)
Cámaras de seguridad captaron el momento en que cuatro personas fueron asaltadas por un sujeto al interior de una combi en Ecatepec.
Tres mujeres y un hombre circulaban a bordo del transporte público, cuando un sujeto que se hizo pasar por pasajero sacó un arma y les pidió sus pertenencias.
Sin embargo, una de las pasajeras se negaba a entregar su mochila. "¡Tengo examen!", le suplicó la joven al delincuente, quien le respondió: "¡Toma ya no estés de chillona!".
Finalmente, el sujeto desciende de la unidad y se lleva las otras pertenencias.

Le apuntan con la pistola. 👇🏻 
Información 
Sietes Letras
http://lasnoticias365.com/victima-mi-mochila-no-tengo-examen-asi-le-grito-al-asaltante-video
#PapaFrancisco #SudanDelSur Esta foto me ha dejado estupefacto. El hombre que no sabe qué hacer ante ese gesto es el presidente de Sudán del Sur, un país que ha vivido una sangrienta y cruel guerra ci
#PapaFrancisco #SudanDelSur Esta foto me ha dejado estupefacto. El hombre que no sabe qué hacer ante ese gesto es el presidente de Sudán del Sur, un país que ha vivido una sangrienta y cruel guerra civil en los últimos cinco años.El Papa le besa los pies, rogando por la paz en ese país. La crónica cuenta que les dijo: "Te estoy pidiendo como hermano que te mantengas en paz. Te lo estoy pidiendo con mi corazón, sigamos adelante. Habrá muchos problemas pero no nos superarán. Resuélvelos", Miro la foto y la vuelvo a mirar. Ese gesto supremo de humildad, de humillación extrema, por propia voluntad, no figura en ningún protocolo. Ni siquiera es fácil determinar que relación guarda con el objetivo buscado. Es un grito desesperado. Es el ruego casi impotente de un hombre común -y extraordinario- dispuesto a todo para parar una carnicería inhumana. Sinceramente, me he quedado sin palabras. Es como un supremo gesto ético, un disolverse a sí mismo en aras de un objetivo que afecta a la especie. Estoy conmovido. Aldo Dusdev EL PAPA FRANCISCO ILUMINA AL MUNDO DE HUMILDAD Y ESPERANZA Esta foto me ha dejado estupefacto. El hombre que no sabe qué hacer ante ese gesto es el presidente de Sudán del Sur, un país que ha vivido una sangrienta y cruel guerra civil en los últimos cinco años.El Papa le besa los pies, rogando por la paz en ese país. La crónica cuenta que les dijo: "Te estoy pidiendo como hermano que te mantengas en paz. Te lo estoy pidiendo con mi corazón, sigamos adelante. Habrá muchos problemas pero no nos superarán. Resuélvelos", Miro la foto y la vuelvo a mirar. Ese gesto supremo de humildad, de humillación extrema, por propia voluntad, no figura en ningún protocolo. Ni siquiera es fácil determinar que relación guarda con el objetivo buscado. Es un grito desesperado. Es el ruego casi impotente de un hombre común -y extraordinario- dispuesto a todo para parar una carnicería inhumana. Sinceramente, me he quedado sin palabras. Es como un supremo gesto ético, un disolverse a sí mismo en aras de un objetivo que afecta a la especie. Estoy conmovido.(*) *La síntesis textual es de Julio Fernandez Aquí les dejamos su relato de terror: Las caníbales de Kurim La historia verdadera de “La Huerfana” El mal tiene muchas apariencias y se manifiesta de formas diferentes, a veces en la figura de una inocente niña… como en el caso de Barbora Skrlová, una mujer de 33 años quien padecía una rara enfermedad que la hacía aparentar menos edad, aunque parecía que no rompía un plato lo que había dentro de ella, era puramente maldad. En el pasado Barbora había usado su enfermedad para hacerse pasar por una niña y ser adoptada por una generosa familia, funcionó por algún tiempo pero tras su violento comportamiento fue descubierta y tuvo que marcharse, no le quedó más remedio que estudiar la universidad, donde conocería a las esquizofrénicas hermanas Klara y Katerina Mauerova. Klara era madre dos niños, el padre de sus hijos la había abandonado por su agresivo carácter, así que decidió criar a sus hijos junto a Katerina, quien tenía una mente muy débil. Y aunque no todo era color de rosas, todo marchaba bien para la familia, hasta que las hermanas decidieron invitar a Barbora a vivir con ellas, no se imaginaban que le estaban abriendo las puertas de su casa al mismísimo diablo… Barbora era una mujer muy inteligente y manipuladora, sin embargo en ocasiones tenía episodios en los que ella realmente creía que era una niña, aquí es cuando la situación se empieza a descontrolar pues ella comienza a tener celos de los niños, y poco a poco comenzó a manipular a las hermanas a su antojo, logrando que ellas castigasen injustamente a los niños. El verdadero infierno comenzó cuando entre las tres despiadadas mujeres, encerraron a los niños en una jaula de hierro en el sótano; los dejaron sin ropa, sin comida, ni siquiera una sabana con la cual protegerse del frio. Por meses los niños fueron sujetos a inhumanos y atroces maltratos, los golpeaban, les daban choques eléctricos, los quemaban con cigarros, y solo muy de vez en cuando los bañaban a cubetazos. Imposible imaginar que la pesadilla podría empeorar pero la parte más brutal de la historia estaba por llegar. La retorcida mente de Barbora no tenía limites, basándose en el cuento de Hansel y Gretel, se le ocurrió una espeluznante idea, engordar a los pobres niños para poder comer de ellos… Pasó el tiempo y cuando los niños estaban más llenitos, la mayor de las crueldades comenzó, les cortaron pedazos de carne de sus piernas, tan grandes eran los pedazos que las cortadas casi llegaban hasta el hueso, las desalmadas mujeres le hallaron gusto a la carne humana y siguieron cortándoles otras parte del cuerpo, ni siquiera les brindaban medicamento para aliviar el dolor de los pequeños. Un día Barbora decidió instalar una cámara para vigilar a los niños, una cámara que que terminaría con el suplicio de los torturados, pues uno de sus vecinos tenía un monitor para vigilar a su bebe, y en una ocasión el hombre interceptó la transmisión y vio las horribles escenas de terror que pasaban cerca de su casa, tras este suceso, se comunicó con la policía. Cuando las autoridades llegaron a la casa de las mujeres, las hermanas fueron quienes abrieron, trataron de evitar que los policías entraran al sótano pero fue en vano su esfuerzo, pues los policías no desistieron, cuando ellos bajaron encontraron a Barbora tirada en el suelo suplicando por ayuda, fingiendo ser una niña y una victima más… tras de ella estaban los niños encerrados en las más deplorables condiciones y en muy mal estado de salud. Los niños fueron llevados a emergencias, donde uno de ellos lamentablemente murió, respecto a Barbora la llevaron a un hogar para niños, del cual por la noche escapó. Las hermanas fueron llevados a juicio, por un tiempo trataron de encubrir a Barbora, diciendo que ella era una niña a quien habían adoptado, pero después terminaron diciendo la verdad, que Barbora era una mujer adulta y las había influenciado para cometer aquellos salvajes crímenes. A Klara y Katerina las sentenciaron a 12 años de prisión. Pasó un año y Barbora fue encontrada pero ahora simulaba ser un niño genio y se llamaba Adam, una amable familia la había adoptado y nunca se habían imaginado el malvado ser a quien amaban. Barbora fue sentenciada a pasar 5 años en prisión, pero logró salir en el 2011, cuando apenas llevaba 4 años. En casos como este la realidad causa más miedo que una película de terror… Atte: Edy Doo
Read More
http://lasnoticias365.com/el-papa-besa-los-pies-de-lideres-africanos-video
Advertisements
El miércoles 14 de abril de 1907, cerca del puerto de Acapulco ocurrió un sismo de magnitud 7.9 (MW) que afectó a gran parte del país. El movimiento telúrico provocó un tsunami. El sismo ocurrió alred
El miércoles 14 de abril de 1907, cerca del puerto de Acapulco ocurrió un sismo de magnitud 7.9 (MW) que afectó a gran parte del país. El movimiento telúrico provocó un tsunami. El sismo ocurrió alrededor de las 23:30 hora local. El epicentro se localizó en la costa de Guerrero, entre el puerto de Acapulco y la localidad de San Marcos. Acapulco y otras localidades cercanas a la zona epicentral fueron las poblaciones más afectadas, además de los daños sufridos en la Ciudad de México. El movimiento telúrico estuvo acompañado posteriormente por un tsunami que afectó la costa de Guerrero. Es considerado uno de los sismos más grandes registrados en México a principios del Siglo XX. Las víctimas: 1 muerto y 1 herido, según los registros que existen de la época. “Un extraño resplandor rojizo anunció la proximidad de la muerte bajo la forma de una ola gigantesca […] el mar entró precisamente a las 12 [de la noche] o sea media hora después del sismo… Acapulco era un desastre”, escribió entonces el profesor Rosendo Pintos Lacunza. “Vivimos los acapulqueños días de verdadera angustia; días que al correr de los años se recuerdan con intenso pavor”, dijo Pintos, cronista del puerto en ese entonces, quien describió de manera detallada y con conocimiento de causa, lo que vivió aquella noche cuando el mar se les vino encima arrastrando casas, barcos y muebles. OTROS TSUNAMIS OCURRIDOS EN ACAPULCO En 1911, debido a un sismo de 6.9 grados Richter generado en San Marcos, ocurrió un tsunami y los daños llegaron hasta el zócalo de Acapulco. Antes, en 1787, ocurrió el mayor tsunami del que se tenga registro en México arrasó con las costas de Oaxaca y Guerrero, tras un terremoto de magnitud 8.6. Ni una ola gigantesca ni un sismo de esas magnitudes se ha registrado desde entonces en el país, de acuerdo con un estudio publicado por la Sociedad Sismológica de América. Pescadores montados a caballo recogían sus redes el 28 de marzo de 1787 cuando observaron cómo el agua se alejó rápidamente mar adentro para dejar al descubierto arena de varios colores, plantas y arbustos marinos, según el estudio de los investigadores Gerardo Suárez y Paola Albini. El agua volvió con tal fuerza que dejó varados a los habitantes de las costas sobre los árboles de montañas ubicadas a seis kilómetros de las costas, según relatos mencionados en el estudio, en el cual no se incluyen cifras de muertos. El muelle de Acapulco estuvo inundado por 24 horas. Ese capítulo de la historia sismológica del país “sugiere que un evento de esta magnitud se puede repetir en las costas de México y Centro América en periodos muy largos de tiempo”, concluye el estudio Evidencia de un gran sismo tsunamigénico a lo largo de la zona mexicana de subducción, publicado en 2009. Aquí les dejamos su sección relatos de terror: Okiku “El espíritu de la noria” La verdadera historia de "El Aro" Esta trágica leyenda se remonta hasta el siglo XVI, en el castillo Himeji en Japón, donde un samurái llamado Tessan Aoyama se enamoró de una manera espeluznante de su sirvienta: “Okiku”, El dueño del castillo estaba dispuesto a dejar a su esposa y contraer nupcias con Okiku, pero ella le dijo que no estaba dispuesta a ser su amante ni su futura esposa. El rechazo de Okiku llevó al samurái a perder su cordura, por lo que Aoyama decidió ponerle una trampa a Okiku; ya que una de las tareas de la noble sirvienta era cuidar de diez platos de oro de la familia de Aoyama, este decidió ocultar uno de ellos, para después amenazar a Okiku con acusarla de ladrona si ella no correspondía su amor. Las dos opciones de Okiku eran o ser la novia de Aoyama o ser ejecutada, cualquiera de las dos estaba condenada a no ser feliz, así que Okiku prefirió acabar con su vida, arrojándose en la noria del castillo. Después de la muerte de Okiku, ella regresó en busca de venganza, así que durante las madrugadas el samurái sufría las manifestaciones paranormales de la mujer que amó, ella salía de la noria y se arrastraba hasta Aoyama, sus ojos estaban lleno de rabia y constantemente se podía escuchar que Okiku contaba los platos de oro una y otra vez, haciendo tremendo escandalo lanzándolos a la pared. El espíritu de Okiku es descrito como una triste mujer de cabello oscuro y largo, quien lleva puesto un vestido blanco funerario, así es como suelen ser los espíritus yūrei, que son espíritus de mujeres japonesas que no pueden descansar en paz, ya que sufrieron mucho cuando estaban vivas, no recibieron una ceremonia funeraria adecuada o por haberse suicidado, aparecen a partir de las dos de la madrugada hasta el amanecer y buscan atormentar a aquellos que les hicieron daño en vida pero sin dañarlos físicamente. La noria, conocida como la noria de Okiku, aún se puede encontrar fuera del castillo y esta cubierta por barras de hierro para mantener a Okiku encerrada. Atte: Edy Doo
Read More
http://lasnoticias365.com/el-gran-terremoto-y-tsunami-que-dejo-en-ruinas-acapulco-video
#LordCacahuates; Patea cubeta a vendedor y le tira su mercancía En redes sociales circula un video donde se aprecia a un hombre después de agredir a un comerciante sólo por encontrarse vendiendo su me
#LordCacahuates; Patea cubeta a vendedor y le tira su mercancía En redes sociales circula un video donde se aprecia a un hombre después de agredir a un comerciante sólo por encontrarse vendiendo su mercancía frente a su acera..... En redes sociales comenzó a hacerse viral un video donde se aprecia a un hombre después de agredir a un comerciante sólo por encontrarse vendiendo su mercancía frente a su acera, al cual los internautas nombraron #LordCacahuates. El video ha dado mucho de qué hablar, son más los internautas que reprueban el comportamiento de dicho sujeto hacia el comerciante que el que argumenta en pos del dueño de la librería. En la grabación se puede apreciar el momento en el que una señora que, indignada por dicho acto, exige al dueño de la librería que pague por la mercancía al joven, diciendo: ‘¡páguele el cacahuate! ¡págueselo! ¡Por favor, dile cuánto es, la banqueta es libre!’. Y al final de cuentas el famoso lord le tuvo que pagar los cacahuates al señor que los vendía. Relatos de terror: El anciano. Siempre me he considerado un gran fan de lo paranormal, a pesar de mi escepticismo siempre me han atraído los fenómenos paranormales, historias de terror, psicofonías y demás, especialmente cuando sus autores o las personas que las relatan las intentan hacer pasar por historias reales y aportan alguna imagen o audio para dar veracidad a sus relatos, estaba convencido de que todo eran montajes, de que no existía nada de eso. Visitaba la biblioteca, buscaba por internet, veía programas de televisión y hacía todo lo que podía por conocer cuantos fenómenos pudiera, sabiendo que jamás podría vivir uno de primera mano, pero estaba equivocado. Yo trabajo en un restaurante en el que servimos comida a domicilio, ese día salí a al reparto con varios pedidos en la moto, el primero de ellos era para una casa en las afueras, llegué allí, toqué el timbre y nadie contestó, esperé unos segundos y volví a llamar, ninguna respuesta, miré alrededor y comprobé que junto a la puerta había una gran ventana, estaba un poco alta, tuve que alzarme para asomarme al interior y no podía ver bien todo lo que había, pero sí pude distinguir claramente un hombre anciano sentado en un sillón frente al televisor, intenté golpear la ventana para ver si me oía pero por la altura y los barrotes que habían en el frontal no llegaba al cristal, grité pero no me escuchó, así que decidí comprobar el ticket, asegurarme de que la dirección era la correcta y llamar por teléfono, pero tampoco respondió nadie, estaba perdiendo mucho tiempo así que decidí hacer el resto de servicios y volver a intentarlo más tarde, me dirigí hacia el siguiente reparto y, mientras hacía la entrega, recibí una llamada, una mujer había visto mi llamada y me la devolvió, le expliqué lo sucedido y se disculpó diciendo que se había metido en la ducha y no pudo responder al teléfono ni al timbre, volví a aquella casa y la mujer salió con un albornoz y el pelo mojado. “Lo siento” dijo “creí que tardarías un poco más y que me daría tiempo a ducharme” “No te preocupes” respondí “cosas así pasan a menudo, lo que me ha extrañado es que no me respondiera nadie ni al timbre ni al teléfono ni el señor que está en el salón, que le grité desde la ventana” La chica me miró extrañada y me dijo: “No no, en el salón no hay ningún señor” Entonces el extrañado era yo: “¿A, no? Juraría haberlo visto sentado en el sillón frente al televisor” Ella negó con la cabeza y dijo: “que va, yo vivo sola, ahí no hay nadie” Yo estaba seguro de que lo había visto, pero ya empezaba a dudar, en cualquier caso, no quería perder más tiempo y lo dejé pasar: ‘’Vaya, me había parecido ver a alguien pero he debido confundirme, lo siento’’ ‘’No pasa nada’’ me contestó la chica con una amplia sonrisa en el rostro, terminé el servicio y me dirigí hacia la moto, en cuanto la chica cerró la puerta volví para aclarar mis dudas, me asomé a la ventana y comprobé que el hombre continuaba en el sillón, pero esta vez me miraba fijamente con una expresión intimidante, sentí un escalofrío que me recorrió todo el cuerpo, tomé un impulso y me marché de allí enseguida. Minutos más tarde había terminado el resto de encargos y me encontraba de regreso al restaurante cuando, en un cruce, noté que alguien me observaba detenidamente, al pasar junto a él noté que era el mismo anciano que había visto en casa de aquella mujer, me observaba con la misma expresión que la ocasión anterior, sentí tal impresión que perdí el control de la moto y caí bruscamente, el accidente no fue muy grave pero me dejó algunas magulladuras, alguien avisó a una ambulancia y me llevaron al hospital. Una enfermera vino a verme y me dijo que enseguida llegaría el doctor para valorar mi estado. Y cuando éste entró en la habitación no podía dar crédito a lo que estaba viendo. Aquel mismo anciano traspasó la puerta y se dirigía hacia mí con la misma expresión en su rostro. Grité y me agité tratando de saltar de la cama pero entre la enfermera y el doctor me lo impidieron, me sujetaron con fuerza, trataron de calmarme, y cuando vi por segunda vez el rostro del doctor lo consiguieron. No era la misma persona, lo había confundido, aquel maldito anciano se había metido profundamente en mi cabeza y no podía sacarlo. Cuando estuve completamente tranquilo la enfermera salió de la habitación, y detrás de ella, el doctor, pero, justo antes de que volviera a traspasar la puerta se detuvo, giró su mirada hacia mí y su rostro había vuelto a cambiar, mostrando el de aquel anciano nuevamente. Al día siguiente mi cabeza era un cúmulo de dudas. Ya no sabía si estaba obsesionado con aquel rostro y lo veía por todas partes o si realmente ocurría algo extraño con aquel anciano, a fin y a cabo entre la casa donde lo vi por primera vez y el cruce donde lo volví a ver había mucha distancia y yo iba en moto. ¿Cómo pudo llegar tan rápido? Pero eso no era lo más inquietante, desde su visita no me encontraba bien, tenía la respiración entrecortada, la vista se me nublaba y tenía fuertes mareos y náuseas. Una enfermera entró en la habitación y le grité que quería salir de allí, a lo que me respondió que no podía irme hasta que el doctor me diera el alta. Insistí pero, de nuevo, no me lo permitió, aquello me puso muy nervioso, en ningún hospital te retienen contra tu voluntad, además, mi accidente no había sido tan grave ¿por qué llevaba más de 36 horas en aquella habitación? De repente noté una horrorífica sensación, sentía como si un gran número de insectos recorrieran el interior de mi cuerpo, por debajo de la piel. Me alteré, comencé a gritar, la enfermera puso su mano sobre mi cara y trató de tranquilizarme, me la quité de encima con un fuerte empujón y traté de levantarme de la cama, pero no podía, sentía como si estuviera atado a ella, solo podía mover los brazos y las piernas, pero no podía alzar la cintura del colchón, la sensación se hizo más fuerte, la enfermera se abalanzó sobre mí y seguidamente todo mi cuerpo dejó de agitarse poco a poco, la visión se me fue nublando de forma progresiva y perdí el conocimiento. Al despertar, varios enfermeros y un nuevo doctor me preguntaban, hablando en un todo de voz muy pacífico y calmado, querían que les contara todo lo sucedido, pero me negué, les dije que primero quería saber qué estaban haciendo conmigo, me dijeron que ellos no eran los causantes de lo que me estaba ocurriendo, y que para ayudarme a averiguarlo necesitaban que les detallara todo lo sucedido, y así lo hice. Uno de los enfermeros me ayudó a levantarme y me enseñó la foto de un hombre anciano, preguntándome si era él quien se me aparecía por todas partes, y, en efecto, lo era. Exigí explicaciones acerca de quién era y qué sabían de él pero se pusieron a murmurar entre ellos y no me respondieron, perdí la paciencia y les grité, trataron de calmarme pero ya nada podía hacerlo. Volvieron a dormirme y cuando desperté estaba solo, mi cabeza era un mar de dudas. ¿qué estaba ocurriendo? ¿qué querían de mí? ¿quién era ese anciano? la única explicación razonable es que fuera producto de mi imaginación, pero entonces ¿por qué ellos tenían una imagen suya? Pero antes de que pudiera hallar respuestas a ninguna de mis dudas aquella horripilante sensación volvió a sacudirme, sentía un profundo hormigueo que pronto derivó en un intenso dolor que se hacía cada vez más fuerte, hasta que descubrí que no era una sensación, realmente algo correteaba dentro de mi cuerpo, cuando el dolor ya se hizo insoportable rompí mi ropa, tenía heridas profundas por todas partes, y de muchas de ellas surgían extraños seres con forma humanoide pero diminutos, y de un color amarillento uniforme. Conforme iban surgiendo los aplastaba con mis manos, los agarraba y los lanzaba al otro extremo de la habitación, gritaba desesperado hasta que varios doctores y enfermeros vinieron en mi auxilio, no sé muy bien qué fue lo que hicieron pero ya nada me importaba, el dolor desapareció junto a aquellos extraños seres y lo único que podía sentir era el alivio de ver que todo había finalizado, ya no quería saber qué había ocurrido, me daba igual quién fuera aquel anciano, solo quería descansar y sentirme en paz, poco después mis heridas cicatrizaron y jamás volví a ver al anciano ni al personal del hospital. Ahora podré dejar aquella terrible experiencia en el pasado y quizá con el tiempo termine olvidándola. Informe del hospital psiquiátrico de San Lorenzo. Caso 6347 Paciente 03/177M - Ernesto Villanueva del Cañaveral. Varón. 72 años. Diagnóstico - Esquizofrenia catatónica con crisis paranoide y trastorno de la personalidad. Seguimiento - El paciente ingresó en la clínica con un desorden psicótico severo, asegurando ser perseguido por un anciano que se le aparecía por todas partes y creyéndose un chico joven que repartía comida a domicilio. Durante la entrevista se le mostró un espejo y reconoció su reflejo como el anciano que le perseguía. Durante el internamiento tuvo arranques de ira que dirigió contra el personal clínico, y posteriormente, contra sí mismo. Dirigió sus manos contra todo su cuerpo arrancándose fragmentos de tejido y lanzándolos por toda la habitación hasta morir desangrado a las 17:43 horas del 02 de marzo de 2018. Sus restos serán incinerados en la noche del 03 de marzo de 2018. Fin del informe.
Read More
http://lasnoticias365.com/lordcacahuates-patea-vendedor-que-estaba-afuera-de-su-local-video
Advertisements
Share CLOSE
x
x

Search