Advertisements

Hermanos Ratas: Cajera del banco ponía a sus clientes para que los asaltaran (VIDEO)

13 January 2020
Advertisements
Advertisements

Hermanos Ratas: Cajera del banco ponía a sus clientes para que los asaltaran (VIDEO)

13 January 2020
A GOLPES LE QUITA 76 MIL PESOS: #VIDEO

En un video difundido en las redes sociales de Daniel S.C., se aprecia cómo el agraviado encara y señala de estar presuntamente vinculadas a dos cajeras del banco Santander de plaza Las Palmas, en #BocadelRío.

El hombre había retirado 76 mil pesos de dicha sucursal ubicada en la intersección de Urano y Ejército Mexicano para posteriormente trasladarse en taxi, acompañado de su esposa e hijo, al Infonavit Las Vegas donde finalmente fue golpeado y amenazado con arma de fuego. Los agresores le quitaron el dinero y huyeron.

Ante la ola de robos y asaltos violentos a clientes de bancos en los últimos días, Daniel hizo público su malestar y con rabia exhibió la situación:

http://lasnoticias365.com/hermanos-lacrosos-cajera-del-banco-ponia-a-sus-clientes-que-los-asaltaran-video
Automovilista pone en peligro la vida de policía de Tránsito de Atizapán Hoy alrededor de las 2 de la tarde ,los polícias de tránsito de Atizapán detuvieron a un automovilista para infraccionarlo en u
Automovilista pone en peligro la vida de policía de Tránsito de Atizapán Hoy alrededor de las 2 de la tarde ,los polícias de tránsito de Atizapán detuvieron a un automovilista para infraccionarlo en un reten en Los Olivos y en el Pedregal de Atizapán. El conductor fue detenido y este no detuvo la marcha, al contrario aceleró el auto, el oficial al ver que se le escapaba se montó al cofre del carro y se aferró para no dejarlo ir. Por varios minutos el conductor se llevó en el cofre al oficial, poniendo en riesgo su vida. Dos patrullas de Atizapán fueron tras del vehículo en fuga, y fue en la parada de Francisco Sarabia donde terminó. El conductor fue remitido al MP de Atizapán para responder por los hechos. Comentarios de facebook: Felipe López: Enserio así quieren que cambie el país. Con personas como estas. Y todabia el hdspm. Graba el vídeo y lo sube ala redes sociales. Por eso MÉXICO ESTA COMO ESTA. .NOS FALTA MUUUUCHA EDUCASION CÍVICA. EN E.UA. NO HUBIERA RECORRIDO 1 CUADRA CUANDO YA TUBIERA EL CUERPO LLENO DE BALAZOS. PUTA MADRE, CIVILICENSE., Mari Melquiades: En peligro? Y cuando golpean en bola usando uso de exceso de fuerza a mujeres y niños quién nos defiende o extorsionando, ni como defenderlos. En serio solo andan cazando a quien chingar..!!!! Jorge Alarcón: Esos pinches policías de Atizapan solo están para chingar cuando hay trafico ni un solo ojete se aparece para hacerlo mas fluido, muy por el contrario solo detienen a los autos particulares o transporte publico para sacra su mochada..!!! ¿CONOCES LA HORRIBLE HISTORIA DE SYLVIA LIKENS? En el año 1965 la policía encontró en un sótano en Indiana el cuerpo de una chica terriblemente torturado, mutilado y violado. La víctima: Sylvia Likens, una niña de 16 años. Los agresores: una madre de familia con siete hijos, los vástagos en cuestión y una gran cantidad de amigos y vecinos. Ninguno de ellos supo jamás explicar el por qué. Gertrude Baniszewski no tuvo una buena infancia. Su padre murió cuando era muy pequeña y su madre se quedó sola al cuidado de seis niños. Cuando Gertrude cumplió los 16 años se casó con John Baniszewski, de 18 con el que tuvo cuatro hijos. Su matrimonio no fue bien y después de diez años se separaron. Se casó poco después con Ed Gutherie, pero la relación no funcionó y se divorciaron tres meses más tarde. Ella dijo que esa boda había sido un error. Como no soportaba estar sola, volvió a casarse con su primer marido, John. Los problemas no se habían solucionado y la pareja se disolvió de nuevo. Gertrude, que se sentía sola otra vez, se mudó con Dennis Lee Wright, quien le dio a su séptimo hijo antes de marcharse. Además de estos embarazos, ella tuvo seis abortos. Gertrude Baniszewski se encontró a sí misma sola, con 37 años y la apariencia de una mujer de 60, con siete niños, asma, una gran adicción al tabaco y al alcohol. El único dinero que tenía para alimentar a su numerosa prole era el que conseguía sacar a los padres de sus hijos y el que obtenía de pequeños trabajos de limpieza y planchado en casas ajenas. Sylvia también venía de un hogar disfuncional. Tenía cuatro hermanos, todos gemelos; dos mayores que ella (Diana y Daniel) y dos menores (Jenny y Benny). Sus padres, Bertha y Lester, se peleaban muy a menudo; nunca había comida suficiente para los cinco hijos y se mudaban continuamente por motivos económicos. Además Betty había sido detenida varias veces por robar en tiendas. Aunque sus progenitores nunca se divorciaron, terminaron separados. Tan solo Sylvia y Jenny vivían con su madre en Indiana. Los padres de Sylvia decidieron ir de viaje a las ferias, para vender alimentos, pero no podían llevarse a Sylvia y a Jenny, que tenía poliomielitis y una pierna deformada. Un amigo de Lester les presentó a Gertrude, que trabajaba limpiando casas y planchando. Ellos ya la habían visto varias veces en la iglesia, y sabían que tenía siete hijos (Paula, John, Stephanie, Marie, Shirley, James y Dennis) así que por unos muy necesarios 20 dólares a la semana, le dejaron a las dos niñas al cuidado. Gertrude y sus hijos vivían el 3850 de East New York St. Indianápolis, Indiana, y allí es donde se mudaron las dos niñas. Sylvia tenía 16 años, era alegre y buena, ayudaba mucho en su propia casa, limpiaba y planchaba y hacía las labores. Tenía una peculiar sonrisa siempre con los labios cerrados porque le faltaba un diente de delante. Su hermana Jenny, de 15 años, era más pequeña de lo que debería y tenía una pierna más corta y algo deformada porque sufrió poliomielitis cuando era más joven. Era callada y tímida, pero a pesar de su enfermedad, le gustaba mucho patinar y bailar. Cuando llegaron a su nuevo hogar se llevaron muy bien con los hijos Baniszewski. Los problemas empezaron justo una semana más tarde. El dinero de los padres de las niñas no llegó el día acordado, así que Gertrude las arrastró hasta el sótano, les obligó a quitarse las faldas y la ropa interior y cogió una pala. “Bien, perras he cuidado de vosotras una semana gratis, el dinero de vuestros padres no ha llegado” Empezó a azotarlas, pero como Jenny era la más pequeña y débil debido a su condición, Sylvia se ofreció a recibir el castigo de ambas. El dinero llegó a la mañana siguiente, el cartero se había confundido con la dirección. Dos días después de este suceso, los padres de Sylvia y Jenny hicieron una parada en sus ferias para pasar a ver a las niñas. Ellas no contaron lo sucedido y se fueron muy satisfechos. Todo parecía estar bien pero no volverían a ver a su hija mayor con vida. Gertrude empezó a cogerle manía a Sylvia, y encontraba un gran desahogo en pegarle con una pala de casi un centímetro de grosor. Su asma y sus achaques le impedían golpear a la niña todo cuanto quería, así que su hija Paula, que tenía 17 años y obesidad (pesaba 89 kilos) la relevaba cuando se cansaba. Paula disfrutaba mucho con su nuevo poder. Un día Gertrude se obsesionó con que Sylvia pasaba demasiado tiempo en la tienda de alimentos. Ella trató de explicárselo, había encontrado botellas vacías y si las devolvía a la tienda le daban algunos centavos. Gertrude se cansó de oírla, le pegó y le obligó a introducirse una botella de Coca-Cola en la vagina delante de todos sus hijos y su hermana Jenny. La botella se rompió y los cristales le desgarraron las paredes internas. Todos excepto su hermana estallaron en carcajadas, mientras Gertrude fumaba un cigarrillo tras otro. Conforme iba pasando el tiempo, Gertrude iba encontrando en Sylvia el origen de todos sus males y empezó a echarle la culpa de todo lo que ocurría en la casa. Primero dejó de darle de comer mientras todos se sentaban en la mesa. Su hermana Jenny robaba a veces un pedazo de pan, pero tenía demasiado miedo como para protestar. Un día Sylvia robó a escondidas el chándal de Paula, porque necesitaba llevar ropa de deporte a la clase de gimnasia. Cuando Gertrude se enteró, mandó a una de sus hijas, Stephanie, que en aquel entonces era prostituta y a su novio Coy Hubbard, que tenía 15 años, tirarla por las escaleras del sótano. Coy hacía llaves de judo y decidió que practicar con la niña sería muy divertido. A partir de aquel momento la lanzaba por los aires con intención de que cayera en un colchón en el suelo, pero siempre “fallaba”. A todos excepto a Paula les encantaba el numerito. El reverendo Roy Julian y la señora Saunder, una enfermera, se preocuparon por Gertrude. Ella les dijo que tenía en su casa a una prostituta que estaba corrompiendo a sus hijos. Aunque ellos se compadecieron nunca volvieron a preguntar. Los castigos aumentaron en frecuencia e intensidad. Gertrude ponía a Sylvia en el centro de todos y le quemaba los brazos con un cigarrillo. Este se convirtió en el pequeño placer de John Baniszewski, que tenía 12 años y era el hijo más pequeño. Le gustaba apagar cigarrillos en los brazos, piernas y la barriga de la niña. Además solía pegarle puñetazos en la cara y el estómago y le pisaba la cara contra el suelo. Empezó a traer a sus amigos a pasar la tarde torturando a la chica antes de que se fueran a su casa a la hora de la cena. Las patadas en las piernas le debilitaron la vejiga y un día Sylvia se orinó en el colchón mientras dormía. Gertrude le introdujo una botella de Coca-Cola en la vagina otra vez y consideró que no estaba a la altura de los demás así que la condenó a vivir en el sótano A partir de ese momento se alimentaría con una pequeña cantidad de galletas saladas y agua. Además la obligaban a comer heces. Ella se deshidrató y desnutrió y se puso enferma y débil. A veces la metían a la fuerza en bañeras de agua hirviendo hasta que se ponía roja. Una vez se desmayó y la sacaron a rastras de los pelos. Paula aplicó su tratamiento personal a las heridas de golpes y quemaduras, echándole sal. Ricky Hobbs, un amigo de los Baniszewski odiaba a Sylvia porque cuando la conoció le pidió que saliera con él y ella se negó. Así que disfrutaba mucho con aquella situación. Él y Coy Hubbard la ataban a una viga en el sótano y le daban cientos de golpes. Una vez la agarró del cuello tanto tiempo que todo el mundo pensó que estaba muerta. A Gertrude le asustó esa situación, así que para cubrirse las espaldas contó que Sylvia era una prostituta y problemática y que la habían mandado a un internado. Además la obligó a escribir cartas obscenas donde revelaba sus supuestas relaciones sexuales. Los vecinos oían los gritos y los golpes, pero no querían problemas y nadie dijo nada. Los niños y jóvenes del pueblo, empezaron a frecuentar la casa Baniszewski y se unieron al juego de castigar a la ****. Algunos chicos traían a sus novias y amigos para que vieran o participaran en la tortura de la niña. Uno de ellos hizo un dibujo de Sylvia desnuda en una actitud sexual. Los otros la besaban, mordían, pegaban y violaban. Estaba atada en el sótano, pasando hambre y sed, frío y dolor. Gertrude cogió una aguja al rojo vivo y escribió en la barriga de la niña “Soy una prostituta y estoy orgullosa de ello”. Cuando se fatigó la relevó Ricky Hobbs, mientras John, el niño de 12 años la inmovilizaba por los brazos. Ricky paró para preguntar a la señora Baniszewski: “¿Cómo se escribe “prostituta”? Gertrude lo escribió en un papel y luego lo quemó en su estómago. La hermana más pequeña, Shirley, de 10 años, intentó escribir una letra “S”. Ricky le ayudó con la primera curva, cuando se le ocurrió que sería muy divertido que fuera Jenny quien lo hiciera. La niña se quedó petrificada y se negó y no consiguieron obligarla. Shirley terminó entonces la segunda curva, pero la hizo al revés y al final grabó un “3” en el vientre de Sylvia. Cuando la aguja se enfrió y ya no dejaba marca, le rasgaron la piel hasta terminar el escrito. Después, Coy Hubbard le dio con el palo de una escoba en la cabeza y ella perdió la consciencia. Para Gertrude éste era el peor castigo: “¿Qué vas a hacer ahora? Ahora no podrás mostrarte desnuda ante ningún hombre, nunca podrás casarte. Estas condenada a estar sola”. Para esta mujer, que había estado y había temido tanto la soledad, este acto representaba la máxima tortura. La niña, mutilada, lloraba, “No hay nada que se pueda hacer. Eso está ahí ahora.” Paula le obligó a escribir una carta a sus padres que decía: “Para el Señor y la Señora Likens: Fui con un grupo de niños en el medio de la noche. Ellos me dijeron que me pagarían si les daba algo así que entré en el coche y todos consiguieron lo que querían... Cuando terminaron me golpearon y me dejaron heridas en la cara y en todo el cuerpo. Y también pusieron en mi estómago " Soy una prostituta y estoy orgullosa de ello”. He hecho todo lo que podía para hacer que Gertie se volviera loca y (sic) hacerle gastar más dinero del que tiene. He roto el colchón nuevo y me (sic) he meado en él. También he hecho que Gertie tenga facturas médicas que ella realmente no puede pagar y he convertido a Gertie en un manojo de nervios y a todos sus hijos....” Los forenses no fueron capaces de dictaminar el momento exacto, pero afirman que llegó un momento en que la niña dejó de resistirse. Algunas fuentes fijan ese momento en un día que ella intentó escapar y le dieron una paliza, obligando además a su hermana Jenny a abofetearla en la cara. Después de esto le quitaron la ropa y hasta su muerte estuvo condenada a vivir desnuda El día antes de su muerte Paula volvió a echar sal por todas sus heridas. Por la mañana ella apenas estaba despierta, tenía múltiples cortes, heridas, quemaduras y moratones; apestaba, tiritaba de hambre y frío. Empezó a delirar y entre sus delirios hablaba de irse con sus padres, los alcanzaría en la feria y se irían juntos a casa. Hicieron traer una manguera del jardín y se divirtieron mojándola, pero ella no se resistió. Stephanie y Ricky se dieron cuenta de que no respiraba. Ella intentó hacerle la respiración artificial pero no había nada que hacer. Estaba muerta. La vistieron y Richard Hobbs llamó a la policía con la esperanza de que ellos le hicieran la reanimación artificial, que ella resucitaría y todo saldría bien. Además, como ellos la habían salvado, quedarían como héroes. Pero sus planes se vieron frustrados. La policía y los médicos declararon que era “el peor caso de maltrato de todo el estado de Indiana”. Gertrude intentó librarse dándoles la carta que Paula le había obligado a escribir pero una desesperada Jennifer Likens susurró al agente: “¡Sáquenme de aquí y lo contaré todo!” En el juicio, todos los hijos, vecinos y amigos reconocieron su parte de la culpa a excepción de Gertrude, que lo negó todo. Ninguno de ellos fue capaz de justificar las horribles torturas, violaciones y vejaciones a las que habían sometido a una niña inocente. Gertrude Baniszewski fue declarada culpable de asesinato en primer grado y sentenciada a cadena perpetua. Salió en 1985, después de 20 años en prisión. Poco antes de su muerte reconoció por fin su responsabilidad en los hechos, que justificó con el alcohol y los medicamentos que tomaba en aquella época. Paula Baniszewski fue declarada culpable de asesinato en segundo grado. Fue condenada a cadena perpetua. Se fugó de la cárcel con otra presa a los 23 años. Volvieron a capturarla y después de 7 años de servir en la cárcel le dieron la condicional. John Baniszewski, de 13 años de edad, fue condenado a 21 años de cárcel, convirtiéndose en el preso más joven del estado de Indiana. Después de salir, se convirtió en pastor laico. Stephanie Baniszewski fue declarada cómplice por tirar con Coy Hubbard a Sylvia desde las escaleras del sótano y provocarle una hemorragia cerebral, y pasó 1 año en prisión. Coy Hubbard fue hallado culpable por homicidio impremeditado y sentenciado a 21 años de prisión. Entró y salió de la cárcel con frecuencia por diversos actos delictivos. Richard Hobbs fue hallado culpable por homicidio involuntario y sentenciado a 21 años de prisión. Murió a los 20 años de cáncer de pulmón. El caso de Sylvia Likens, que horrorizó a todo el país, inspiró varias novelas y películas como “The girl next door” y “An american Crime”, y es un caso en el que faltan las respuestas a un montón de preguntas. Y es que nadie aún supo responder a la más sencilla: ¿por qué?
Read More
http://lasnoticias365.com/arrolla-a-policia-y-lo-lleva-agarrado-del-cofre-por-mas-de-cien-metros-video
Advertisements
#circulaenredes #tienesqueverlo Transportan a niños de cuatro años en camioneta cerrada, en Hidalgo. Padres de familia del Centro de Atención Infantil Comunitario (CAIC) de Apan, en Hidalgo, se manifi
#circulaenredes #tienesqueverlo Transportan a niños de cuatro años en camioneta cerrada, en Hidalgo. Padres de familia del Centro de Atención Infantil Comunitario (CAIC) de Apan, en Hidalgo, se manifiestan y se dicen indignados por la forma inhumana en que los encargados de dicho plantel, transportan a los niños de cuatro años de edad. Le exigen a la primera dama de la entidad, Victoria Ruffo y a la directora del DIF municipal, Laura Labastida, ponerse a trabajar para evitar conductas que puedan perjudicar la salud e integridad de los menores. Si te gustó el video entra a la pagina y dale like y comparte para mas contenido. Relatos de terror: Buenas noches grupo. REENCARNE EN MI NIETA PARA VENGARME Jamás conocí a mis padres y a estas alturas, ya ni me interesa. Crecí en un orfanato, siendo víctima de innumerables malos tratos y abusos, por parte de mis compañeros como de mis tutores. Soñaba cada noche entre lágrimas con tener una familia, un esposo amable que me protegiera e hijos, a quienes poder proteger. De niña jamás supe lo que era una palabra de cariño o una caricia de amor, solo las asquerosas manos que me tocaban de forma inapropiada. Vivían en el infierno. A los quince años conocí a Leonel, él hijo del señor que llevaba las verduras al orfanato. Acompañaba a su padre y se notaba que era muy trabajador. De él fue la primera vez que recibí un cumplido y una palabra de cariño. Se sentía tan bien. Lo esperaba cada martes que llegara con el pedido y así nos fuimos enamorando. Al cumplir los dieciocho ya podía salir del orfanato, Leonel vino por mi con un ramo de rosas y me recibió con mi primer beso de amor. Por fin era libre de ese infierno. A las semanas nos casamos y nos fuimos a vivir a un terreno que había comprado con mucho esfuerzo, solo tenían una pequeña pieza construida, por lo que poco a poco con esfuerzo de ambos logramos construir nuestra hermosa casa. A los dos años llegó nuestro único hijo, debido a los constantes abusos recibidos en el orfanato desde niña, tuve problemas para embarazarme, pero aún así lo conseguí. Oliver nació a los siete meses por lo cual era algo débil, desde ese momento me dedique cien por ciento a él, dejando de lado a Leonardo, y enfocándome solamente a ser madre olvidandome de ser mujer. Mi vida entera era Oliver, me había dedicando tanto a él, que no me hubiese importado si Leonel se hubiera buscado una amante, de echo muchas veces lo hubiese preferido para que dejara de buscarme en las noches. Mi hijo era mi orgullo creció y se convirtió en un destacado abogado, sentía que todo mi esfuerzo había dado frutos. Me sentía tan dichosa hasta que llegó Ignacia. Era una mujer prepotente y arrogante, y no lo digo con celos de madre, pero ella no se merecía a Oliver, pero para no perderlo tuve que aceptar su matrimonio. Al poco tiempo falleció Leonel, una tristeza enorme invadió mi corazón se había ido mi fiel compañero y con el mi tranquilidad. Al fallecer me dejó un testamento la totalidad de los bienes los cuales solo consistían en nuestra casa y un antiguo vehículo. Ignacia estaba indignada y me reclamo que Oliver se merecía la mitad de los bienes, amenazandome que si no se los entregaba jamás volveria a ver a mi hijo. Y así fue. Le dijo que tenía una grave enfermedad que sólo un tratamiento en una gran ciudad en donde hubieran buenos médicos se podría recuperar, así se alejaron de mi y jamás los volví a ver. Le escribía cartas a diario, sin ninguna respuesta, cuando mis cansados y viejos ojos ya no podían ver le pedía a una de las cuidadoras de una casa de reposo, que le escribiera las cartas que yo no podía. Mis últimos días fueron tristes, terminé de la misma forma que comencé mi vida, sola rodeada de extraños y todo mi esfuerzo por mantener una familia quedo en nada. Cuando llego mi momento de partir, no sufrí, me fui con el recuerdo del nacimiento de mi hijo y al final de ese túnel, cuando llegue a la luz me estaba esperando mi amado Leonel. Me arroje a sus brazos y le pedí perdón por no dedicarle el tiempo que se merecía. El no dijo nada solo sonrió y volví a sentir su amor. Entendí que me había perdonado. Llegó mi momento de trascender pero había algo incluso que me tenía inquieta, mi hijo. Le hablé a Leonel que no quería irme con él y que nuevamente debía optar por mi hijo, él nuevamente entendió y me dejó partir. Solo se me concedieron doce años más, en ese tiempo debía cumplir con mi tema inconcluso. Volví nuevamente a la vida, pero ya no en mi viejo cuerpo, ahora era un bebé a punto a nacer. Llegué a la familia de Oliver nuevamente pero ya no como su madre, ahora era su hija. Crecí al lado de Oliver el cual era un padre muy amoroso y preocupado de mi. En cuanto a Ignacia, fue siempre fría y distante, talvez sentía quien era yo, pero a mi no me importaba. Un día al volver del colegio, llegué a casa y no había nadie, por curiosidad revise las cosas de Ignacia que tenia ocultas en una caja en el sótano. Ahí estaban todas las cartas sin abrir que le había enviado a Oliver más una de la enfermera en la cual daba aviso de mi muerte, junto a otras de dirijas a ella las cuales habían sido enviadas por su amante. Desde ese momento creció aún más mi odio hacia ella, engañaba a mi hijo y además había ocultado todas mis cartas. Le hice la vida imposible, la trataba mal y eso la hacía sufrir después de todo era su hija la que la despreciaba, ahora ella sentía lo mismo que sentí yo como madre. En una ocasión la humille tanto al punto de hacerle perder la paciencia me golpeó duramente. Ahí tome la decisión de hablar con Oliver y contarle todo. Cuando llegó a casa le pregunté por mi abuela, a lo que me contestó que no quería saber nada de ella y mostró una carta en la que decía que ya no quería volver a verlo, que con su llegada había arruinado mi vida, que nunca había querido tener un hijo y nunca había amado a su padre, que con su muerte se había liberado y que desde ese momento se olvidaría que tenía un hijo. No lo podía creer mi hijo me odiaba por culpa de una mentira de esa mujer. Le dije padre eso no es lo que sucedió, mi madre te ha engañado toda tu vida, y le entregué las cartas. El las leyó en silencio, mojando cada carta con sus lágrimas, hasta que llegó a la última en la que anunciaban mi muerte. Oliver tomó las cartas y en un ataque de ira destruyó las cosas que habían en la sala. Lloraba y gritaba de impotencia, lo abrace y le dije que se calmara que estaba todo bien y que su madre no le guardaba rencor. Lloro en mis brazos como tantas veces lo hizo cuando niño. En ese momento, llega Ignacia y al ver lo que ocurría no contuvo su rabia, fue a la cocina y sacó un cuchillo el cual clavo en mi corazón sin que Oliver pudiera evitarlo, nuevamente había terminado mi vida, pero esta vez no me iba sola. Pude despedirme de mi hijo el cual me tenia en sus brazos, le dije que no estuviera triste, que se liberará pues yo era su madre que había vuelto para abrirle los ojos y que ya había cumplido con mi misión y era mi momento de dejarlo vivir su vida, y el momento en que yo debía partir al lado de su padre. Vi por su mirada que me había entendido bien y me dejó partir. Al llegar nuevamente a esa luz, estaba Leonel esperándome como siempre. Le dije que ya estaba lista para quedarme a su lado, Leonel el amor de mi vida, siempre compresivo me recibió con tanto amor, con ese amor que estará con nosotros por toda la eternidad. Ahora de vez en cuando visito a Oliver, pude ver que Ignacia terminó en la cárcel por parricidio, le dieron cadena perpetua. En cuanto a mi hijo, encontró una buena mujer que me dio dos hermosos nietos. Tiene una buena vida se ve que está en paz. Cada vez que podemos con Leonel nos presentamos en sus sueños para darle un abrazo así como también lo hacemos con nuestros nietos a los que les cuentos historias de fantasía, ellos ya nos reconocen como sus abuelitos, lo sé por los dibujos que nos han hecho y que tienen pegado a la pared de su habitación. A pesar que ya no estoy en vida conseguí cumplir mi sueño de tener una familia, ahora descanso en paz junto a mi Leonel.
Read More
http://lasnoticias365.com/transportan-a-ninos-del-dif-hidalgo-peor-que-animales-video
Roban una bebe de 8 meses en el metro de la Ciudad de México cerca del Hospital Genral, poícia busca a los responsables. A través de redes sociales circulan imágenes en las que se observa a una mujer
Roban una bebe de 8 meses en el metro de la Ciudad de México cerca del Hospital Genral, poícia busca a los responsables. A través de redes sociales circulan imágenes en las que se observa a una mujer cargar a la niña y pasársela a brazos de un hombre, y segundos después vuelve a sujetarla e irse de un puesto comercial. La Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la CdMx dio a conocer que se continúan las investigaciones para identificar plenamente a la mujer y poder localizar a Nancy de 8 meses. AC T U A L I Z A C I O N YA SE CUENTA CON EL RETRATO HABLADO DE LA PERSONA QUE ROBO A LA BEBÉ NANCY TIRZO SANCHEZ URGENTE MAXIMA DIFUSIÓN ATENCION CD. DE MEXICO Y ZONAS ALEDAÑAS (Las primeras horas son de vital importancia) Un favor amigos ayúdenme a compartir a una vecina mía, le robaron el día de hoy 14 de abril de 2019 a su bebé de ocho meses fuera del Hospital General de México (Ubicado en la Col. Doctores), la bebé se llama Nancy Tirzo Sánchez. Siendo más o menos las 2 de la tarde, la pequeña se encontraba con su tío de 15 años ya que la mamá de la pequeña se encontraba dentro del hospital en urgencias con un familiar. Las cosas sucedieron así: Magdalena (mi vecina) tiene a su hermana muy grave en el hospital y diario acude a visitarla y lleva consigo a su bebé de 8 meses y a sus sobrinos (hijos de la enferma). Ya que no tiene más familia que la apoye, la llamaron para pedirle informes sobre su hermana y pues los policías no dejan pasar a los pequeños. Así que Magdalena dejo a su sobrino mayor al cuidado de la bebé y de su hermana menor a la que le andaba del baño, el niño la llevaría al baño y una señora que se encontraba sentada junto a él, la cual se ofreció a cuidar a la bebé para que no se le complicará llevar a las dos niñas, comenta que le dijo: "Ve aquí te la cuido, no te preocupes yo te cuido bien a tu hermanita" y se le hizo fácil confiar en ella, pero a su regreso la señora ya no estaba y se había llevado consigo a la bebé. Al salir Magdalena su sobrino le informa que encargó a la niña y que la señora ya no estaba cuando el regreso del baño. A pesar de que pregunto a la gente que estaba por ahí nadie sabía nada. Es muy triste todo esto ya que ellos son personas muy humildes y no saben cuánta maldad hay en este mundo. Te pido no juzgues y me ayudes a compartir para que este angelito regresé a casa ( Naucalpan) Gracias. La pequeña Nancy vestía blusa rosa con un estampado de patito al frente y un pants Rosa como seña particular tiene una manchita como si se hubiese quemado con aceite en la mano derecha, la persona que se la llevó vestía sudadera café, mayón negro y botas negras. Si tiene algún dato o información importante que nos lleve al paradero de esta mujer y de la pequeña Nancy, le solicitamos sea enviado directamente a nuestra página. #DesaparecidosCDMX Comentarios de facebook: Mariana guillen: Tengo nietos pequeños, es horrible decirles siempre que no se alejen y o no se suelten de nuestra mano por qué hay gente mala que se los puede robar, crecen con miedo por lo que uno les inculca con palabras ( y es una triste realidad) Dios proteja a todos los niños robados y les permita regresar al lado de su madre con bien, COMPARTIDO EN ECATEPEC, EDO. MEX. Josefina López: Cuando yo tenia unos 10 años aproximadamente ... Mi mama x ser hija unica cuidaba ami abuelo en el hospital . Metropolitano y el civil y nos dejaba ami hermanita de 5 años y ami afuera del hospital...para poder visitarlo y ver que estuviera bien y hablar con los medicos a veces durabamos horas abajo ovio mi mamá cada raro bajaba a ke estuvieramos bien y me decia kuida bien a tu hermanita grita si pasa algoo ok ... Y no la juzgo y no deveriamos jusgar a nadie aveces las vecinas o mismos familiares no te quieren ayudar en estas situaciones me ha pasado .. asi que no devemos juzgar sin saber .. solo el que tiene un enfermos en el hospital sabe lo que se pasa hay ... Oajala y encuentren ala bb Jorge Garcia: Ninguna verga les envona a los perfectos si deja solo al muchacho de 14 años en la casa y pasa un accidente ahí estarían diciendo que porque los deja solo, que irresponsable y de más, la tragedia le pasó en el hospital y todos chingando que para que se los llevaba o sea el chiste es juzgar, son hermanas y no se sabe si no tengan más familia cada quien sabe la. Cruz con la que carga ojalá todos tuvieramos la misma suerte pero no es así hay gente que desgraciadamente le toca batallar al triple
Read More
http://lasnoticias365.com/cdmx-momento-exacto-de-la-sustraccion-de-un-bebe-de-8-meses-video
Advertisements
Share CLOSE
x
x

Search